Tel: +34 938 88 09 95
Email: info@ausesken.com
Facebook

ELABORACIÓN

Sin aditivos artificiales, AUSESKEN utiliza simplemente agua, malta de cebada y/o de trigo, levadura y lúpulos.

En nuestros productos, la proporción de materia prima es notablemente mayor de la que suele haber en cervezas industriales, que además contienen conservantes no naturales. La cerveza, es tradicionalmente elaborada a partir de la malta de cebada, ingrediente de alta calidad, de coste elevado y con este principio aun se producen las cervezas artesanales. Los grandes productores industriales, al fin de reducir costes, integran aditivos menos dispendiosos en la carga de maceración como arroz, maíz, o mijo, que no necesitan ser malteados y de los cuales se produce una cerveza de calidad proporcionalmente inferior.

El agua es el elemento más importante en la elaboración de la cerveza. Más del 90% de la cerveza es agua.

La malta es el ingrediente por excelencia en la elaboración, de ahí la gran importancia de escoger una malta de calidad que contribuya a obtener una buena cerveza artesana con un sabor, aroma y textura inmejorables. El típico proceso de malteado se desarrolla de la siguiente manera:

  • Los granos frescos se lavan y empapan hasta que comienza la germinación.
  • Se les proporciona un grado de humedad constante para promover la germinación y el crecimiento del pequeño tallo que comienza a crecer del grano.
  • Se deja crecer el tallo hasta una longitud similar a la de la semilla, o un poco menos. Este proceso tarda unos 4 ó 6 días para la cebada.
  • Tras esto, la malta verde se calienta a una temperatura de 38 °C a 49 °C durante veinticuatro horas y después de 60 °C a 71 °C, hasta que el contenido de humedad sea menor del 6 por ciento. Las maltas oscuras se calientan a veces de diferente manera para potenciar diferentes características (tostados, ahumados, caramelizados…).

186

188

189
  • La levadura es la responsable de la fermentación en la cerveza artesal, consumiendo y metabolizando los azucares del mosto, obtenidos en la maceración, convirtiéndolos en alcohol y CO2.
  • Los lúpulos son los responsables de transferir el clásico amargor a la cerveza, aportandotambién aromas y resinas que contribuirán a la formación y retención de la espuma. A su vez, actúan como antisépticos y conservantes.

El entero proceso de elaboración se desarrolla manualmente, con una mínima ayuda de maquinaria desde el molido de las maltas hasta el embotellado.

No se realiza ningún proceso de filtración ni pasteurización que merme las cualidades organolépticas del producto, proceso habitual en el caso de las cervezas industriales. Estas condiciones permiten que AUSESKEN sea una cerveza completamente diferente, más atractiva en el sabor, generalmente algo más turbia, cosa que a primera vista puede parecer extraño a los consumidores habituados a la cerveza industrial, pero que realmente es garantía de calidad.

La carbonatación, es conseguida a partir de una segunda fermentación en botella. El gas, sintetizado naturalmente por las propias levaduras, se mantiene durante un periodo de tiempo más largo y es asimilado por el organismo mejor que el CO2 inyectado de manera artificial. Esta segunda fermentación puede ser apreciada por los consumidores, en el poso que queda en el fondo de la botella, dicho poso no es otra cosa que la levadura que ¨ha terminado de trabajar¨, es totalmente inocuo e incluso potenciador del sabor.


Back to Top